Blogia
terrenobaldio

Interrumpimos este programa castrocomunista para denunciar:

Interrumpimos este programa castrocomunista para denunciar: Si mis queridos panas ahora pasamos a transmitir el siguente mensaje:

Tal vez hayas oído que la "fiesta brava" es un arte, más no es así.
Es una Ciencia ...pero es La Ciencia de la Tortura. En las "corridas
de toros" nada es genuino, sólo el sufrimiento de los pobres animales.
El 'trabajo' del torero resulta demasiado fácil porque los toros han sido
"preparados" con métodos crueles y despiadados. Es algo atroz y
espeluznante. Y es insólito que sigan existiendo en pleno siglo XXI.

24 horas antes, los toros son encerrados a oscuras para que, al
soltarlos, la luz y el griterío los espanten. Por eso tratan de huir y de
saltarse las barreras, dando así una imagen de ferocidad. Pero, en
realidad, ¿qué tan feroz puede ser un hervíboro?. Su reacción natural
es huir, no atacar. El torero, cuando entra al ruedo a "arriesgar su vida"
en realidad enfrenta a un enemigo débil, asustado y muy disminuído.

A cada toro le recortan las puntas de los cuernos, le cuelgan
sacos de arena en el cuello durante horas, le golpean los testículos
y los riñones, le inducen diarrea dándole agua sulfatada. Y, encima,
ponen grasa en sus ojos para dificultarle la visión y le untan en las
patas una sustancia que arde y que le impide mantenerse quieto,
de modo que el "valiente" torero no vaya a deslucir en su "actuación."

Los caballos de los 'picadores' se eligen entre caballos que ya no tienen
valor comercial, porque el animal suele fallecer en menos de 4 o 5 corridas.
Es habitual que estos viejos caballos sufran desgarramientos ó quebraduras
múltiples de costillas. Se les coloca un peto simulando que se les protege,
pero, en realidad, de lo que se trata es de que el publico no vea las heridas
que sufren (las cuales, con frecuencia, generan exposición de vísceras).

Si el el toro embiste mucho al torero, se le ordena
al 'picador' que lo desangre para así debilitarlo, y le
clava en el lomo una lanza que destroza varios músculos,
incluyendo los músculos transversos del cuello. Lesiona,
además, vasos sanguíneos y nervios. Así el torero puede
brindarle "su arte" al público bajo una mayor "protección".
Pero un solo 'puyazo' del 'picador' podría atravesar al toro
y matarlo en el acto. Por eso se hacen tres tandas por
separado, para un mayor goce de la afición taurina.

Las 'banderillas,' que son muy pesadas, garantizan que continúe
la hemorragia en el lomo del toro. Siempre se clavan en las mismas
heridas causadas previamente por el 'picador'. Con cada vaivén, los
ganchos de las puntas revuelven las heridas, abriéndolas más y más.
Ciertas 'banderillas' llamadas "banderillas de castigo", tienen un arpón
de 8 cms, y se usan cuando el toro tuvo la 'osadía' de evadir al 'picador.'

El toro ya no puede alzar la cabeza por la gran pérdida de sangre
y las heridas en su columna. Es entonces cuando el torero aprovecha
para "demostrar su valor" dándole la espalda al toro tras alguna pose
'artística,' y sacando el pecho mientras le aplauden. Cuando el toro
llega a ese estado lastimoso, es cuando el "aguerrido" matador entra al
ruedo para liquidar a un toro moribundo y confundido por el dolor.

Entonces, frente a un toro que sólo lucha por seguir
respirando, el torero 'arriesga su vida' , y le entierra una
espada de 80 ctms. en el cuello, la cual, según el ángulo,
puede atravesarle los pulmones, el hígado o el corazón.
Si tiene suerte, muere de una sola estocada, pero casi
siempre le atraviesan la gran arteria mayor, y entonces
se aprecia una hemorragia por su hocico y por su boca y
el toro comienza a agonizar de un modo muy doloroso,
ahogándose entre espesos vómitos de su propia sangre.

El toro, desesperado por sobrevivir, se resiste a caer y trata de ir hacia la
puerta por donde lo obligaron a entrar, buscando una salida a tanto maltrato y
a tanto dolor. Pero entonces lo apuñalan por la nuca con una 'puntilla' de
10 cms, que le secciona la médula espinal a la altura de las vértebras superiores
y lo deja paralizado. A pesar de esto, el toro no muere de inmediato por su
enorme fuerza, pero finalmente cae, incapaz de sobrevivir a tanta crueldad.

SILVIA RAMIREZ, COORDINADORA de ADOPCIONES y del AREA MEDICA
de la "ASOCIACION PERUANA de PROTECCION a los ANIMALES" (ASPPA)


Que dantesco relato del paso a paso, de la "fiesta brava" clase de sadismo que hace excitar mas de una mente morbosa llena de frigides que va a ver dicho espectaculo, es un acto de cobardia.
Poque los tipos en ves de tratar al toro, no lo matan a puñetazo limpio eso si seria valiente, ni pendejos fueran estos "mataores" que ademas ganan en españa y america un billete gordo, matando a un toro herido y torturado.
Quien y como justificarias la tortura?

MATAR NO ES UN ARTE!!!!!

Alex, recordandome en una oportunidad cuando "punketo" le caimos a huevazo a unos de estos sadicos en el nuevo circo.

Pd. Aca ciertos enlaces:
Toro de la vega
Anti-corrida
LA TOROTURA
Corridas de toros
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

dintas -

ojala, algun dia veamos a los humanos manifestandose por la vida.

Caribe -

Me es atractiva la parte de las raices y la cultura (la parte sangrienta) de la cual venimos... no disfruto con lo q le hacen al animal, no se... si lo pones como lo pones si... pero no lo veo del todo de esa forma. Creo q tienes razon, no tengo muchos argumentos la verdad... Dejenme ir a una en Sevilla en una Semana Santa y ya no ire a mas... aunq no prometo.

Francys -

Sí, me parece que los toros coleados van por el mismo camino. En USA, hay quienes critican fuertemente los toros coleados que organiza la comunidad Venezolana, diciendo que incita a la violencia. No estoy totalmente de acuerdo que incite a la violencia, pues muchos de nosotros crecimos viendo estos espectáculos y no somos para nada violentos, pero sí me parece morboso y abominable disfrutar la tortura de estos animales.

Andres -

Jamás me gustó la idea de ir a ver una matanza, upa, perdón una corrida de toros, no le veo el atractivo, se me parece tanto a un circo romano, es más creo que es la version actual de un circo romano, ¡Dále, mátalo!, eso se lo dicen a cualquiera (toro o torero) aunque sea en voz baja.

Y eso de los toros coleados mmmmm, también vá por el mismo camino.

Y no es que no me guste el llano y las faenas, bastantes polainas y estribos, trochas y aperos he manejado como para disfrutarlo, pero mientras no sea para una faena de herraje/vacunación/curetaje de verdad, no le veo la gracia al disfrutar de tumbar a la pobre vaca o al toro.

Topocho -

Joseito: El punto al final, es que _no_ vayas a las corridas de toros, para no fomentar la tortura de los animales.

Claro, esa una decisión personal.

Joseito -

Me lo pensare para la proxima vez que vaya a ver una corrida!!..

Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres